Una tormenta requiere una serie de ingredientes claves para su formación, los cuales suelen presentarse de forma recurrente o poco frecuente dependiendo de la estación del año en que nos encontramos. Dichas características se describen de forma amplia en la sección siguiente:

Tipos de tormentas

Una tormenta es un sistema atmosférico local con un cumulonimbo que produce rayos, truenos, fuertes ráfagas de viento, lluvias intensas y en ocasiones granizo. Si categorizamos las tormentas aisladas de acuerdo con su tamaño, estructura, duración e intensidad, podemos identificar tres tipos:


Las tormentas ordinarias o unicelulares
Las tormentas multicelulares
Las supercélulas (un fenómeno raro en las regiones tropicales)

Fenómenos asociados

Con excepción de las supercélulas, en Costa Rica este tipo de fenómenos son bastante comunes, ya que en el trópico solamente ocurren bajo condiciones extraordinarias, no obstante su estudio es de suma importancia, ya que provocan condiciones de tiempo severo peligrosas. De acuerdo con la definición del Servicio Nacional de Meteorología (National Weather Service, NWS) de los EE.UU., las tormentas locales severas producen tornados, vientos mínimos de 25 ms-1 y granizo de al menos 25 mm de diámetro. Aunado a lo anterior, se tienen tres fenómenos de alta importancia derivados de los tipos de tormentas descritos anteriormente que son:


Corrientes descendentes de la tormenta (microrráfagas)
Tornados y trombas marinas
Tormentas eléctricas

Afectación en Costa Rica

Finalmente, se tiene un recuento de la influencia de tornados en Costa Rica, los cuales no han sido tornados propiamente hablando en una gran mayoría de los casos, sin embargo, dada la poca posibilidad de documentarlos visualmente, se optó por tomar en cuenta el testimonio de quienes lo vivieron y así lo describieron. Dicha situación irá cambiando conforme avance la tecnología y se puedan documentar de mejor forma dichas tormentas.


Afectación de tornados en Costa Rica